Lo que se puede hacer hoy con la autenticación biométrica en Colombia

Lo que se puede hacer hoy con la autenticación biométrica en Colombia

El uso de sistemas biométricos crece en el país y gana participación en todos los sectores de la economía, de manera que debe continuar su proceso de evolución al servicio de las distintas actividades.

La relación entre la biometría y seguridad es una realidad que continúa evolucionando en diferentes sectores de la economía. Empresas de todos los sectores, incluidos banca, salud, educación y hasta gaming requieren validar y asegurar la identidad de sus clientes o de quienes realizan transacciones en sus sistemas de información.

En seguridad transaccional, la validación de identidad es un elemento fundamental para prevenir el fraude y mejorar la experiencia de usuario, haciendo uso de características personales como la huella, el iris, el rostro, la palma, las venas, la voz y hasta formas de ingresar información en un teclado con biometría comportamental.

La biometría está hoy presente en el mundo en diversas actividades cotidianas, como por ejemplo desbloquear el smartphone, ingresar al PC, retirar dinero de un cajero electrónico, solicitar la autenticación de un documento, control de acceso, entre otros.

En Colombia, hace algunos años en el sector de salud se registró un caso que requería la validación de los pacientes con tratamientos específicos de acuerdo a su condición, esto con el fin de presentar reportes confiables de las EPS para generar los cobros a las entidades contratantes de los servicios de salud.

Con esto se validaba la prestación del servicio, la calidad del mismo y los ajustes servicios prestados-cobros, adicionalmente se generaban los reportes de acuerdo con las especificaciones requeridas para el cobro de los servicios prestados.

En el sector de retail se puede autorizar el acceso al efectivo en una caja registradora o a quién esté realizando un proceso contable que requiera de comprobación.

El objetivo es eliminar las claves simples, para generar mayor seguridad y una mejor experiencia de uso al no requerir de memorización de claves, disminuyendo la tasa de errores.

Es muy útil para validar la asistencia de estudiantes, dar acceso a recursos especiales a profesores, controlar qué alimentos se entregan a los niños, asegurar formas de pago automático, o toma de exámenes estatales.

Estos son algunos ejemplos de uso de la biometría y su evolución en Colombia desde 1992. Sin embargo, en paralelo con los avances en seguridad, el crimen crece en la modalidad de fraude electrónico.

Cifras de Asobancaria, indican que más del 90% de las personas que forman parte del sistema financiero colombiano no se sienten seguras al momento de efectuar una transacción y prefieren contar con un método de autentificación adicional que garantice su identidad.

Gracias a la biometría en el sector bancario, se reducen índices de criminalidad y suplantación, para lograr mejorar la seguridad en los ciudadanos se identifican diferentes maneras de utilizar la biometría en los bancos.

La más conocida es la huella dactilar en las sucursales bancarias, en cajeros automáticos donde se hace uso exclusivo de identificación biométrica o en combinación con tarjeta y pin para brindar mayor seguridad. En este tipo de tecnología se suma la banca virtual, la telefonía móvil con reconocimientos biométricos faciales y de voz.

La modalidad de voz ha evolucionado de forma significativa y está siendo usada en contact centers (IVR) para validar identidades en vez de usar las preguntas de seguridad, que generan errores en la validación y por ende insatisfacción. Esto permite reducir los tiempos de llamada en más del 80% incrementando la seguridad y la satisfacción del cliente.

El uso de sistemas biométricos crece y gana participación en todos los sectores de la economía. De manera que, la biometría en Colombia debe continuar su proceso de evolución al servicio de las diferentes actividades.

A nivel transaccional, la biometría puede reducir el fraude con mayor participación en el mercado, denominado el fraude interno. En este tipo participan funcionarios de las organizaciones bancarias que accionan de manera individual o colectiva. Según un reporte de PricewaterhouseCoopers 2016, Colombia cuenta con la mayor cifra de fraude interno en Latinoamérica (61% vs. 55%).

De igual forma, las quejas se registran en mayor medida en tarjetas de crédito con 24.960 casos, seguidos de 1.271 en cuentas de ahorros, 1.116 por crédito de consumo y comercial y 49 quejas de cesantías. Todos los colombianos se benefician directa o indirectamente con la biometría para tener una huella de respaldo al momento de verificar la identidad en diferentes servicios.

A pesar de todos los avances biométricos mencionados, el tema sigue generando dudas a empresarios y ciudadanos sobre la posibilidad de suplantación. La verdad es que la biometría cuenta con mecanismos que controlan de manera muy eficiente que una identidad real no sea rechazada (falso rechazo) o más aún que una identidad fraudulenta no sea aceptada (falsa aceptación).

El falso rechazo se vincula a un usuario debidamente registrado frente a una falla que presenta el sistema sin explicación alguna y la falsa aceptación es cuando el sistema falla de manera positiva validando una suplantación de identidad.

Los casos de falsa aceptación presentan bajos índices gracias a la seguridad que brinda el sistema, pues la persona que intente suplantar la identidad deberá registrar su huella más de un millón de veces para que el programa le permita acceder una sola vez.

Finalmente, las proyecciones de uso de biometría en Colombia para el 2021, involucran todas las generaciones, las industrias y diversos procesos, su principal efecto se verá en el incremento de la satisfacción del cliente, incremento de la seguridad y la rentabilidad de todas las operaciones relacionadas con validación de usuarios.

Andrés López
Gerente General Tekbees

Tomado de:
www.portafolio.co

Facebook Twitter Google+ Pinterest
Modificado por última vez enLunes, 09 Abril 2018 20:35
(1 Voto)
¡Lo llamamos! Denos su número de teléfono y lo llamaremos en poco tiempo.
Su Nombre es requerido
Su teléfono es requerido
Gracias. Tenemos su solicitud Nos pondremos en contacto con usted tan pronto como sea posible.
TELÉFONOS
Colombia: (+57) 1 457 6958
Estados Unidos: (+1) 408 620 7677
DIRECCIÓN
Carrera 17 No 93 - 82 Oficina 306
Bogotá, Colombia